Cubana 100%

Blog

Sonia, la dueña de las calderas del "Manuelita"

sonia-perez-jefa-calderas-696x456-719d6b.jpg
Magalys Chaviano Mar. 24, 2019 Historias 107 0

Desde septiembre pasado, cuando se intensificaban los trabajos de mantenimiento y reparación para dejar a punto la fábrica de azúcar de Manuelita, término municipal de Rodas en Cienfuegos, llegó Sonia Pérez González a su nuevo trabajo: jefa de calderas. No venía asustada por los más de 22 hombres y mujeres a los que dirigiría, en cambio, tomó posesión del cargo con una amplia sonrisa, y su pelo rubio, tras el que se esconden algunas canas de la vida, se asoma bajo el casco de protección, en señal de que es una mujer conquistadora del respeto desde la femineidad. La avalan más de 30 años de experiencia en la rama energética de varios sectores.

“No tuve en los primeros momentos un especialista que me entregara el trabajo y me dijera, esto se hace así y las cosas funcionan de esta manera; sin embargo, conté con el apoyo de la Dirección del Central, conocedora de cómo funciona todo acá, cada hierro, y de los técnicos y obreros de mantenimiento, me pegué a ellos, muy experimentados, para conocer sobre este tipo de calderas que queman bagazo.

“Ya había operado otras, de las que usan crudo cubano y fuel oíl, y aunque el principio de funcionamiento es el mismo, existen diferencias. La reparación de la caldera No. 3 fue una enseñanza, en ella se hicieron trabajos especiales, de los que no me perdí un detalle. Cuando comenzó la molienda ya me sentía segura del trabajo, y aquí estoy, el ‘14 de Julio’ no se para por las calderas”, dice y sonríe con seguridad.

Es licenciada en Tecnología de los procesos químicos, graduada en 1984, su primer trabajo fue como profesora en el politécnico 5 de Septiembre, en temáticas como, Tratamiento de agua, Turbinas de vapor, Calderas de vapor, Química, materias que la obligaron a estudiar en profundidad, investigar y prepararse. Cuenta entre sus experiencias más enriquecedoras, haber estado de adiestramiento en la Termoeléctrica Cienfuegos, “Mi mejor universidad”.

“Los métodos de trabajo de otros ministerios en los que trabajé, son diferentes, se labora más sosegadamente, casi por un manual; acá no, acá el día a día te impone un ritmo y eso me gusta, la inventiva, buscar un recurso de última hora y saber que estás en función de producir energía y mover el central.

“Ya te digo, al principio acá todo me parecía difícil, la comunicación, el trabajo… pero a la semana ya estaba ‘caminando’. Me rodea gente muy sencilla, que escucha, receptiva y eso me pone en una posición cómoda; y acá están los mismos hombres y mujeres que participaron en la reparación, de mi lado, mis consultores, una especie de manual al que puedo acudir ante una duda, un problema.

“Se han realizado cambios importantes durante el mantenimiento, los que ayudan al buen funcionamiento de esta área, que es vital, por ejemplo, en la caldera No. 3, y en todas en general, se retubó el economizador, se ambientó la caldera, los ventiladores de tiro inducido y forzado se repararon y balancearon, resultaron efectuadas modificaciones para aliviar el trabajo a los limpiadores de hollín, se activaron las tomas de muestras, los sopladores de hollín y todas estas mejoras facilitan la explotación segura y eficiente; ya estamos conectados al Sistema Electroenergético Nacional, y lista para cualquier imprevisto, de seguro será resuelto”.

Sonia vive en Constancia, batey de la que fuera una fábrica de azúcar, de modo que el olor del azúcar no le es ajeno; tiene una hija, graduada de Microbiología, científica, trabajadora del CITMA; y dos nietos que son la prolongación de su existencia. “Aquí estoy –dice–, por las calderas este Central no se para, es un compromiso, no digo yo”.

Compartir

Déjame tu opinión

quedan: 500