Cubana 100%

Blog

María la sanadora

mariaelena-enfermera-escambray-cc803e.jpg
Magalys Chaviano Feb. 16, 2020 Historias 334 2

Este año 2020 ha resultado denominado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el de la enfermera y la obstetra, en homenaje al bicentenario de Florence Nightingale, precursora de la enfermería moderna. Les comparto esta entrevista realizada en 2017. María, la proganonista de la historia, hace cuatro meses se encuentra en colaboración médica en venezuela, porque sanar, no importa dónde, es para ella un compromiso, no importa la edad.

 María Elena Hernández Quintana es enfermera hace más de 45 años y reconoce sin remilgos que tiene 67 de edad, porque los ha vivido a plenitud. Se graduó allá por el 1972, en Trinidad, la entonces capital del Regional Escambray, provincia de Las Villas. Usa el traje blanco del oficio y la cofia con lista azul, en señal de que es la jefa de Enfermería del Policlínico de San Blas, en la serranía cienfueguera, otrora hospital, rodeado de empinadas montañas y justo donde comienza la Loma de la Ventana, peligrosa y empinada subida hasta el corazón mismo del macizo de Guamuhaya.

“Siempre he trabajado en zonas rurales y montañosas. Recuerdo que mi primer puesto de trabajo fue en Picos Blancos, Jibacoa, en Manicaragua, allá estuve un año. En la posta médica estaba sola, allí no había médico. Recuerdo cómo me enfrenté a muchos partos, primero sin experiencia, pero exitosos. Hoy día el primer niño que logré asistiendo a la madre es médico veterinario y nos reencontramos, gracias a la magia de Radio Cumanayagua, se siente muy bien saber que supiste enfrentar cualquier situación, por y para la vida”.  

¿Al concluir en Jibacoa continuó su labor en la zona rural?

“Sí, tras concluir el servicio social, me ubicaron en Cumanayagua, donde fui jefa de enfermeras y atendí el Plan Turquino, pero ya te digo, siempre vinculada a esta área geográfica”.

María, ¿será que los montañeses son personas más asequibles? ¿Porque sin dudas es un trabajo más complejo, o no?

“Sí, son más amables, sencillos, más ‘sanos’ en su trato, pero por supuesto, igual de preocupados cuando ven a un familiar correr peligro por una enfermedad, síntomas de dolor, un accidente… El material humano es más fácil de tratar; en cuanto al trabajo, quizá ahora, que hay más desarrollo en la montaña, médicos en todas las comunidades, ambulancias, todo sea más fácil, pero allá por los años 70 no era así.

“Acá se hacían partos, algunos eran difíciles, y todos los procederes por complejos que resultaran; para trasladar a un paciente antes lo estabilizábamos y le salvábamos la vida. Dormíamos con un sexto sentido despierto, porque el personal era escaso y en la hora más difícil todas las manos eran de ayuda. Acá no se podía hacer un electrocardiograma, ultrasonido, rayos X, nada de eso, había que ‘ponerse los guantes’ y luchar por la vida”.

El Dr. Moisés Santos Peña, subdirector del Hospital General de Cienfuegos y reconocido internista e intensivista, trabajó para 1979 en el "hospitalito" de San Blas, allí, recién graduado, su enfermera asistente era María, a quien recuerda muy bien en cada uno de sus días y experiencias vividas. “Tiene razón,  cuando sentíamos un transporte bajar la loma, nos tirábamos, porque siempre se trataba de una emergencia; y recuerdo particularmente el caso de una parturienta, llegó en la madrugada, el niño venía con tres circulares enredadas en el cuello. Estábamos ante una disyuntiva, si remitíamos el caso peligraba la vida de ambos, y decidimos, María y yo, hacer el parto, estabilizar a la madre y al recién nacido, y entonces, ya fuera de peligro, fueron recibidos en Cienfuegos. Sobrevivieron y hoy se llama Moisés”.

“Sabes, soy muy estudiosa, cuenta María, me gusta conocer, leer, estar preparada. Cumplí misión en Venezuela, y al regreso decidí jubilarme. Pero qué va, no estoy hecha para estar todo el día en casa, me siento útil todavía, tengo mucha experiencia para aportar al trabajo, a la docencia, revalidé mi título de licenciada en Enfermería, y aquí estoy, otra vez en el trabajo, en el lugar de siempre: la montaña; haciendo el único oficio que aprendí en la vida: sanar”.

Compartir

Comentarios (2)

  1. Mabel

    3 meses antes
    Es cierto que el apodo de sanadora, le asienta perfecto, pero también es cierto a que es una excelente persona, madre ,amiga y profesional , mucho más felicidades se merece ese reconocimiento y muchos más.
  2. María enfermera

    3 meses antes
    Gracias Alexis Abril por recordarme y por publicar parte de mi currículum

Déjame tu opinión

quedan: 500